CONSIDERACIONES PREVIAS AL ALTA EN PACIENTES CORREDORES ADULTOS CON PROCESOS DE DOLOR PLANTAR SUPERADO

INTRODUCCIÓN

El ´´running“ se ha convertido en un deporte ampliamente practicado a nivel mundial, así en la Unión Europea se estima que 50 millones de personas corren habitualmente(1).

Una de las consecuencias del aumento de la popularidad de este deporte, es el aumento en el número de lesiones. Se estima que el 90 % (2)de corredores que participan en maratones sufrirán una lesión, y que en el caso de los corredores recreacionales el porcentaje será del 76 % cada año(3).

Dentro de los tipos de lesiones, aquellas producidas por sobreuso, se consideran de importancia en cuanto a frecuencia. La zona de tobillo y pie parece ser la segunda área con más lesiones por sobreuso, después de la rodilla(4), incluyendo estas lesiones por sobreuso metatarsalgias, fracturas de estrés y fasciopatía plantar(5,6). Para las lesiones por sobreuso y en concreto para las lesiones mencionadas, diversos investigadores han propuesto a las cargas que sufre el pie durante la carrera como un factor etiológico(5,7).

En base a lo mencionado, el objetivo de esta entrada es investigar qué directrices se podrían tomar en cuenta, a la hora de dar recomendaciones a pacientes corredores, adultos no profesionales,que utilicen zapatillas estándar, en  la vuelta al running, antes de dar el alta, tras haber superado completamente el dolor plantar, basándonos en qué presiones plantares sufre el pie en distintas condiciones.

BÚSQUEDA BIBLIOGRÁFICA

La búsqueda bibliográfica se realizó en diciembre de 2017 en la base de datos Pubmed. Fueron utilizados dos conjuntos de términos. El primero contenía ´´load*“AND´´runn*“. El segundo contenía ´´pressure“AND ´´runn*“. En las búsquedas se estableció que todos los términos apareciesen en el título. Además, se estableció que los artículos fuesen de los últimos 5 años, estuviesen a texto completo y se hubiesen hecho en humanos.

En la primera búsqueda, se obtuvieron 80 resultados y en la segunda 31. De este total, se descartaron todos aquellos artículos en los que los participantes no fuesen adultos, no se valorasen presiones plantares mediante plantillas con sensores de fuerza, los individuos no corriesen calzados o corriesen con calzado minimalista y tuviesen dolor plantar en el momento de las mediciones. Finalmente se seleccionaron 5 artículos (8–12)

DESARROLLO

Comparación de presiones plantares durante la carrera en cinta y en superficie.

Hong et al.,(8) realizaron un estudio con el objetivo comparar las presiones plantares al correr sobre cinta, cemento y hierba.

Para ello, reclutaron a 16 corredores masculinos amateur, que corrían al menos 20 km a la semana.

Tras seis minutos de calentamiento, los participantes corrieron a 3.8 m/s en cinta, cemento y hierba. Se obtuvieron datos de 5 fases estantes completas, mediante plantillas con sensores de fuerza colocadas en zapatillas neutras.

Tras el análisis de datos, se observó que:

Las presiones plantares máximas(KPa) fueron mayores durante la carrera sobre cemento en comparación con correr en la hierba natural en cuanto a la presión máxima total del pie (P<0.0017) y en el antepié medial y lateral (P<0.0017)

Correr en cinta produjo una menor presión máxima total del pie en comparación a correr en cemento (P<0.0017). También mostró menos presión máxima en el hallux y en el resto de los dedos, con respecto a correr en hierba y cemento(Superficie) (P<0.0017).

En relación la fuerza plantar máxima (porcentaje del peso corporal), correr en cinta en comparación a superficie produjo una menor fuerza plantar en el total del pie, en el antepié medial, en el hallux y en el resto de los dedos (P<0.0017).

Correr en superficie, produjo menores tiempos de contacto absoluto (m·s) en el hallux y en el resto de los dedos (P<0.0017) en comparación a correr cinta.

Conclusiones del estudio:

Correr en hierba parece producir menor presión en la planta del pie en comparación a correr en cemento, especialmente en antepié.

Al correr en cinta, las presiones plantares que sufre el pie parecen ser menores en comparación a correr en superficie, particularmente en el antepié.

Correr en cinta a una velocidad natural, puede ser una estrategia de rehabilitación temprana beneficiosa para entrenar con bajar cargas plantares en personas con lesiones de miembro inferior.

Comparación de las cargas plantares al correr en diferentes superficies.

Wang et al.,(9) buscaron en su estudio comparar cargas plantares al correr en cemento, hierba natural y superficie de caucho sintético.

Con este objetivo, reclutaron a 15 corredores masculinos amateur, que completasen al menos 20 kilómetros a la semana de carrera.

Tras seis minutos de calentamiento, los participantes corrieron a 3.8 m/s en cemento, hierba y en superficie de caucho sintético. Se obtuvieron datos de 5 fases estantes completas, mediante plantillas con sensores de fuerza, colocadas en zapatillas neutras.

Tras el análisis de datos, se observó que:

Las presiones plantares máximas (KPa) fueron mayores cuando corrieron en cemento con respecto a hierba natural en el total del pie (P=0.016), mediopié lateral (P=0.004), antepié central (P=0.003), antepié lateral (P=0.004).

Correr en hierba natural reveló mayor tiempo de contacto (m·s) en el antepié medial(p=0.017), antepié central (p=0.008), hallux (p<0.001) y el resto de los dedos (p<0.001), con respecto a correr en cemento.

Tiempos de contacto relativos fueron mayores cuando corrieron en hierba con respecto a cemento en el antepié medial (p=0.017) y antepié central (p=0.007).

Conclusiones del estudio:

Correr en hierba natural produjo menores presiones plantares en el mediopié lateral y antepié central y lateral y mayores tiempos de contacto en antepié que correr en cemento.

Considerando que el running de larga distancia es realizado en superficies rígidas, la utilización de una superficie más amortiguante como la hierba, puede ser usada para atenuar el impacto en el sistema musculoesquelético y prevenir riesgo de lesiones de sobreuso inducida por una superficie más rígida.

Atenuación de las presiones plantares al correr en cuatro diferentes superficies.

Tessutti et al.,(10)  investigaron las presiones sufridas por el pie al correr en asfalto, en cemento, en  hierba natural y en caucho.

Para ello, reclutaron a 47 corredores y corredoras recreacionales, que completasen al menos 20 km semanales.

Los individuos realizaron una fase de adaptación al terreno, y posteriormente, se realizaron las medidas en distancias de 40 metros de las distintas superficies. Fueron tomados datos de las presiones plantares de 30 pasos, mediante plantillas con sensores de fuerzas colocadas en zapatillas estándar.

Tras el análisis de datos se observó que:

La hierba presentó significativamente menor pico de presión (KPa) con respecto a las otras superficies en todo el retropié y en el antepié medial y lateral (P<0.001). En cuanto a la integral presión tiempo (KPa·s), presentó valores significativamente menores a las otras superficies en el retropié central (P<0.01). El tiempo de contacto, mostró valores significativamente mayores a las otras superficies en todo el antepié (P<0.001).

El caucho presentó un menor tiempo de contacto que el asfalto y la hierba para todo el retropié y el mediopié (P<0.001).

Asfalto, presenta mayor tiempo de contacto que caucho y cemento, en retropié medial y en el antepié lateral (P<0.001).

Conclusiones del estudio:

La hierba natural parece ofrecer una atenuación significativamente mayor a las otras superficies principalmente en retropié y antepié lateral.

Tanto el cemento, como el asfalto, y el caucho presentaron patrones de presiones similares.

La hierba natural parece favorecer la atenuación de las presiones plantares en corredores de larga distancia, lo cual, puede ayudar a controlar el estrés total del sistema musculoesquelético durante la actividad.

Efecto de la carrera en superficie con respecto a cinta de correr en las presiones plantares: Influencia de la fatiga.

García- Pérez et al.,(11) llevaron a cabo una investigación para evaluar bajo condiciones de pre fatiga y post fatiga, los efectos de correr en cinta y en suelo  en las presiones plantares.

Con este objetivo, reclutaron a 27 corredores y corredoras recreacionales. Las valoraciones en cinta y las valoraciones en pista se realizaron con 7 días de separación.

El día de la valoración, tras un calentamiento de 15 minutos, se midieron las presiones plantares en los corredores, que corrieron aleatoriamente a 3.33 m/S o a 4m/s. Posteriormente, realizaron un protocolo de fatiga de 30 minutos, y tras este protocolo, se volvieron a medir las presiones plantares, mientras los pacientes corrían a una de las velocidades antes citadas. Se recogieron las presiones plantares del pie izquierdo y la puntuación en una escala de esfuerzo percibido.

Tras el análisis de los datos se observó que:

Tiempos de contacto (s) fueron significativamente mayores en la cinta de correr, con respecto a correr en superficie (p<0.05).

En cinta de correr se observó  menor pico de presiones (Kpa) en el talón, hallux y en zona metatarsal medial, al compararlas con la producidas en superficie (p<0.05).

Las cargas relativas fueron mayores en la cinta, bajo el arco, zona metatarsal lateral y dedos del segundo al quinto, y menor bajo el talón medial (P<.05).

Para ambas superficies. Cuando se midió tras la fatiga a velocidad s2, la frecuencia de zancada fue significativamente reducida y la longitud de zancada aumentó. El pico de presiones fue significativamente menor bajo el pie entero y el talón lateral. Para las cargas relativas, sin embargo, la única diferencia significativa como resultado de la fatiga, fue un aumento bajo el arco medial en S1. P<0.05)

La tasa de esfuerzo percibido fue mayor en la cinta de correr (P<0.05)

No se observó interacción significativa, entre superficie y fatiga para ninguna de las variables dependientes (P> 0.05)

Conclusiones del estudio

Las presiones plantares parecen ser mayores superficie, en talón, la zona metatarsal medial, hallux y talón medial. Mientras que parecen producir mayores valores en cinta de correr, bajo el arco, zona metatarsal lateral y dedos del segundo al quinto.

Correr en una cinta de correr comparado a correr en el suelo, modifica el tiempo de contacto, así como la magnitud y distribución de las presiones plantares.

En ambos tipos de superficie, la fatiga aumenta la carga relativa en el arco medial y reduce el pico de presiones en talón lateral y hallux.

El efecto de las superficies sobre las presiones plantares parece ser independiente del estado de fatiga, debido a que no se encontró interacción entre fatiga y superficies.

Efectos de la manipulación de la cadencia en las cargas plantares.

Wellenkotter et al.(12) diseñaron un estudio con el objetivo de evaluar los efectos de la manipulación de la cadencia en las cargas en la planta del pie durante la carrera a una velocidad constante.

Para ello, reclutaron a 38 corredoras y corredores, los cuales, corrían un mínimo de 12,87 km por semana.

El día de las mediciones, los participantes calentaron durante 5 minutos en una cinta de correr a su ritmo de carrera preferido. Posteriormente,  cada participante corrió a su velocidad preferida (2,75 ms/s de media) durante 4 minutos para 3 condiciones de cadencia: cadencia preferida, cadencia 5% mayor de la preferida y  cadencia 5% menor de la preferida.

Se tomaron datos de 30 zancadas del pie dominante mediante sensores de fuerza.

Tras el análisis de datos se observó que:

En la totalidad del pie, el tiempo de contacto y la fuerza máxima fue menor con el aumento de la cadencia (p<0.001 y P=0.004). El tiempo de contacto fue mayor con una menor cadencia (p=0.023).

En el talón, la integral fuerza tiempo, la presión máxima, y la integral presión tiempo fueron menores cuando la cadencia aumentó (p<0.001, 0.020 y <0.001). La fuerza pico y la presión pico fueron mayores cuando la cadencia disminuyó (p=0.001 y P=0.020).

A nivel metatarsal medial, el tiempo de contacto, integral fuerza-tiempo e integral presión -tiempo, fueron menores cuando la cadencia aumentó (P=0.001; P=0.046 y P= 0.006), el tiempo de contacto fue mayor cuando disminuyó la cadencia(p=0.016).

Zona metatarsal central, tiempo de contacto, integral fuerza tiempo e integral presión tiempo, fueron menores cuando la cadencia aumentó (P= 0.001, 0.038 y 0.006) y mayores cuando la cadencia fue disminuida (P=0.006, 0.038 y 0.016).

En zona metatarsal lateral tiempo de contacto, presión máxima e integral presión tiempo, disminuyeron cuando la cadencia aumentó (P<0.001; P=<0.001 y P<0.001). La presión máxima aumentó cuando la cadencia disminuyó (p=0.002).

Conclusiones del estudio:

Los resultados sugieren que una pequeña manipulación de la cadencia, alteran cargas totales y regionales durante el running.

En corredores que aumentaron la cadencia, se observó que la media del tiempo de contacto con el suelo fue un 3,4 por ciento menor, un 2,2% menos de carga en el talón y entre un 2,2 y 2,4% menos de carga en el antepié. Si bien la disminución de cargas fue pequeña (aunque significativa), también lo fue la variación de la cadencia, en base a estudios previos, mayor cadencia podría producir mayores cambios en presiones plantares.

Por tanto, la cadencia podría ser considerada en la técnica de carrera y durante rehabilitación de lesiones del running asociadas con elevadas cargas plantares.

CONCLUSIONES FINALES

En base a la evidencia de los últimos cinco años, podríamos sacar las siguientes conclusiones:

Al correr en cinta, las presiones plantares que sufre el pie parecen ser menores en comparación a correr en hierba y cemento especialmente en antepié.

Además, la hierba parece mostrar menores cargas que el cemento, el asfalto y el caucho, principalmente en antepié.

Correr en hierba parece producir mayores tiempos de contacto especialmente en antepié, lo cual, podría implicar que la fatiga fuese mayor al correr en hierba.

La fatiga parece aumentar la carga en el arco medial tanto en cinta como en pista de atletismo.

Aumentar la cadencia de carrera parece producir una disminución del tiempo de contacto en el pie, y menor carga en talón y antepié.

Por tanto,  correr en cinta o en hierba natural, parecen ser dos opciones buenas a la hora de reducir las cargas sufridas por el pie, en la vuelta a la carrera. Por otro lado , el cemento y asfalto, podrían contemplarse como dos superficies para las que se requiere una adaptación previa de los tejidos, antes de empezar a utilizarlos de nuevo. Otras estrategias a tener en cuenta, pero con menos estudios que lo apoyen, podrían ser aumentar la cadencia y en las primeras fases de adaptación tener en cuenta la fatiga.

Para finalizar, si bien es interesante tener en cuenta los datos dados a la hora de hacer recomendaciones sobre la vuelta al running en pacientes con resolución clínica de dolor plantar, es necesario tener en cuenta la necesidad de dos tipos de estudios, para poder hacer recomendaciones más sólidas: Estudios que apoyen lo expuesto y estudios que relacionen lo expuesto con incidencia de lesiones.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Scheerder J, Breedveld K, Borgers J. Running across Europe: The rise and size of one of the largest sport markets. Running Across Europe: The Rise and Size of One of the Largest Sport Markets. 2015. 1-268 p.
  2. Satterthwaite P. Incidence of injuries and other health problems in the Auckland Citibank marathon, 1993. Br J Sports Med. 1996;30(4):324–6.
  3. van Gent RN, Siem D, van Middelkoop M, van Os AG, Bierma-Zeinstra SMA, Koes BW. Incidence and determinants of lower extremity running injuries in long distance runners: a systematic review. Br J Sports Med [Internet]. 2007;41(8):469–80; discussion 480.
  4. Taunton JE, Ryan MB, Clement DB, McKenzie DC, Lloyd-Smith DR, Zumbo BD. A retrospective case-control analysis of 2002 running injuries. Br J Sports Med. 2002;36(2):95–101.
  5. Nagel A, Fernholz F, Kibele C, Rosenbaum D. Long distance running increases plantar pressures beneath the metatarsal heads. A barefoot walking investigation of 200 marathon runners. Gait Posture. 2008;27(1):152–5.
  6. Sobhani S, Dekker R, Postema K, Dijkstra PU. Epidemiology of ankle and foot overuse injuries in sports: A systematic review. Vol. 23, Scandinavian Journal of Medicine and Science in Sports. 2013. p. 669–86.
  7. Pohl MB, Hamill J, Davis IS. Biomechanical and anatomic factors associated with a history of plantar fasciitis in female runners. Clin J Sport Med. 2009;19(5):372–6.
  8. Hong Y, Wang L, Li JX, Zhou JH. Comparison of plantar loads during treadmill and overground running. J Sci Med Sport. 2012;15(6):554–60.
  9. Wang L, Hong Y, Li JX, Zhou JH. Comparison of plantar loads during running on different overground surfaces. Res Sport Med. 2012;20(2):75–85.
  10. Tessutti V, Ribeiro AP, Trombini-Souza F, Sacco ICN. Attenuation of foot pressure during running on four different surfaces: Asphalt, concrete, rubber, and natural grass. J Sports Sci. 2012;30(14):1545–50.
  11. García-Pérez JA, Pérez-Soriano P, Llana S, Martínez-Nova A, Sánchez-Zuriaga D. Effect of overground vs treadmill running on plantar pressure: Influence of fatigue. Gait Posture. 2013;38(4):929–33.
  12. Wellenkotter J, Kernozek TW, Meardon S, Suchomel T. The effects of running cadence manipulation on plantar loading in healthy runners. Int J Sports Med. 2014;35(9):779–84.

Autor: Gómez-Chiguano, Guido Fabián.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s