Fisioterapia basada en la evidencia

La fisioterapia basada en la evidencia (FBE) es la integración de la evidencia científica con la evidencia clínica derivada de la práctica. Para entender este concepto, debemos remontarnos al término Medicina Basada en la Evidencia (MBE). Sackett et al. (2000) la definieron como “la integración de los mejores trabajos de investigación con la experiencia clínica y los valores del paciente” para así, obtener los mejores resultados clínicos posibles.

El término de experiencia clínica hace referencia al conocimiento clínico, a las aptitudes y recuerdos de la experiencia pasada.

Es lógico, que la evidencia científica y la evidencia clínica no ocupan el mismo lugar en la FBE, es por ello que existe una jerarquía en un sistema de evidencias, en el cual, se tiene más en cuenta el conocimiento científico, cuantitativo y analítico, donde el tipo de estudios con mayor rigor serán los ensayos clínicos y los metaanálisis, y en último lugar, el conocimiento empírico.

La investigación en fisioterapia cada vez es mayor, y así lo reflejan las cifras de PEDro, en la que tras los 15 años de estar vigente, en 2014, alcanzó la cifra de 23049 ensayos clínicos (Kamper et al.).

Consecuencia de la conciencia y número de investigación, la práctica basada en la evidencia (PBE) ha aumentado entre los fisioterapeutas.

En una revisión publicada en 2015 realizada por Mota da Silva et al. en la revista Manual Therapy, en la que se seleccionaron 12 artículos que hablaban en diferentes campos (conocimiento, habilidades, opinion, etc) sobre la práctica basada en la evidencia.

Se observa que los datos sobre aquellos que usan y han tenido formación para la práctica basada en la evidencia, es diferente en cada uno de los estudios con poca aproximación de los valores (21 y 82%). Un dato interesante que se muestra en esta revisión es que al menos la mitad de los fisioterapeutas han utilizado la evidencia científica para la toma de una decisión clínica. Y también se considera que la práctica basada en la evidencia es de gran importancia.

Cuando observamos valores acerca del conocimiento de la PBE, los datos en los diferentes países son inconsistentes. En USA los datos son los más favorables donde el 82% de los fisioterapeutas recibieron una formación previa, el 67% cree tener las habilidades necesarias para una adecuada búsqueda de artículos y el 60% aproximadamente lee entre 2-5 artículos al mes. En Australia el 80% cree no tener la formación suficiente en PBE, pero el 69% lee artículos a menudo. Sin embargo, la situación en Francia y Alemania es diferente y desfavorable frente a los otros dos países, esto puede deberse a que los fisioterapeutas no reciben su formación a nivel universitario.

Los autores concluyen que los fisioterapeutas necesitan mejorar sus conocimientos, habilidades y comportamiento hacia la PBE, sin embargo, tienen una opinión positiva de la PBE. Además, las principales barreras que obstaculizan la aplicación de la PBE en fisioterapia son la falta de tiempo, la incapacidad de entender datos estadísticos, la falta de apoyo del empleador, la falta de recursos, y la falta de generalización de los resultados.

¿Como es esta situación en España?

A falta de datos numéricos, creo que los fisioterapeutas españoles conocen lo que es la PBE pero como se muestra anteriormente, la falta de tiempo y recursos lo imposibilita en gran medida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s